Percepciones


La transformación de México

Por Rubén Barrera Millán

La situación económica de la mayoría ha venido deteriorándose en las últimas décadas a nivel mundial. La generación y la distribución de la riqueza esta polarizando a la sociedad actual.

Debido a la digitalización de las industrias, muchas de ellas han comenzado a prescindir de la mano de obra que antes las integraban, como ejemplo, Netflix, quien es el principal distribuidor de películas y no tiene ninguna sala de cina; Uber, el líder en servicios de transporte y no tiene un solo taxi; Alibaba el principal revendedor de artículos y no tiene una sola bodega; todos estos son nuevos esquemas de negocios.

Debido a esto los empleos permanentes ya no hay quien los garantice, cada vez más el trabajo en la oficina está yendo al trabajo en distancia en “oficinas virtuales” que acaban siendo la mesa de desayuno de las casas de Infonavit.

Hay países que han sabido apoyar a sus pueblos en esta transformación laboral, otros no.

En nuestro país, por ejemplo, la agenda política está saturada de temas ligados más a los intereses de los partidos políticos y las elecciones que a buscar políticas de desarrollo social sustentable. Acabamos de ver las elecciones del Estado de México todos los partidos tiraron la casa por la ventana en regalos y “apoyos” para soportar el voto popular. No son apoyos que sean encaminados a que la gente salga de la pobreza por sí mismos, con planes de desarrollo empresarial comunitarios o personales que les permitan no solo tener una despensa en su alacena por una semana.

La gente misma no sabe cómo ser empresarios, simplemente porque nunca nos lo han enseñado. El modelo educativo estaba concebido para capacitar a personal de bajo a mediano nivel de complejidad para ser mano de obra “competitiva” (barata) para las grandes trasnacionales, lo cual por un tiempo fue posible, pero al evolucionar estas empresas a la digitalización, estas plazas laborales cada vez serán menos.

… y así podemos escribir 10 volúmenes de libros para quejarnos de esta realidad. Lo importante es: ¿qué estamos haciendo para cambiar esta realidad?, ¿podemos esperar a que las soluciones vengan de los cambios gubernamentales?

Esta es la razón, por la que la Asociación Interamericana de Profesionistas y Empresarios (AIPE) se reunió el pasado día viernes en el teatro Degollado de la Ciudad de Guadalajara.

Se necesita crear la mentalidad empresarial, pero en un contexto más amplio que solo tener el valor de emprender cosas. Es por ello que esta AC está buscando apoyar de manera integral con las diferentes disciplinas del conocimiento los micros y pequeñas empresas. Con Mercadólogos que estudien el atractivo de las ideas de comercialización, con Licenciados que les apoyan con la constitución y formalización de las empresas, con Publicistas que les definen las identidades de marca y planes de posicionamiento, con Contadores que les ayudan a tener una disciplina financiera y con especialistas en Ingenierías y Tecnologías para soportar los procesos de industrialización.

Solo esto puede dar viabilidad y permanencia de los proyectos de emprendurismo en las comunidades.

No podemos esperar que las soluciones vengan de otros lugares o de las redes sociales, hay que empezar la transformación de nuestro país por el conocimiento aplicado y el apoyo multidisciplinario. Esta es la labor que esta Asociación estará realizando a nivel Interamericano y en México a través de la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México APEM, que tiene representación en los 32 estados de la república, con 14 colegios especializados.

La transformación viene de la sociedad, empezando por uno mismo.

1 vista
Anuncios
Ponte en contacto

¡Gracias por tu mensaje!