La Paz de Dios

4-Oct-2017

 

Percepciones

Rubén Barrera Millán

 

Cuando llegamos y vemos a otra persona, como muestra de respeto y para iniciar una conversación instintivamente, buscamos el contacto visual y procedemos a saludarle.

¡Buenos días!, ¡Hola!, ¿Cómo te va?, ¿Cómo has estado? O el simple, ¡Quiubo!

 

Y físicamente puede ser a la distancia solo inclinar la cabeza, si estas cerca estrechar manos si es entre hombre, o con un beso en la mejilla, ya si estas en un grupo menos formal puede ser el pasar las palmas de las manos y chocar los puños amistosamente, u otros saludos más creativos que pueden involucrar pasos de baile y demás.

 

Pero no es así en todo el mundo…

 

Los rusos se saludan con besos en la boca si demuestran la alegría de verse, incluso entre el mismo sexo sin ser esto motivo de escándalo o muestra de homosexualismo.

 

En Francia llegan a darse hasta 4 besos en las mejillas, aunque lo habitual son 3 y entre hombres solo dos.

 

Para los británicos, es poco común que se saluden de besos, es suficiente un fuerte apretón de manos.

 

En China y Japón no están acostumbrados a tocarse al saludarse, solo basta, en el caso de los japoneses con inclinar la cabeza y dependiendo del respeto es el nivel de la inclinación.

Los musulmanes se estrechan la mano y se dicen: “salam aleikum” y que significa “La paz sea contigo”.

 

Los árabes tienen un ademan muy característico, en la que con la mano tocan el corazón, después la boca, suben a la frente y finalmente la levantan al cielo, y significa “que Allah esté contigo, te lo deseo de corazón, palabra y pensamiento”.

 

A todo esto, ¿Cómo sería mejor saludar?, ¿Cómo saludaban los primitivos Cristianos?, ¿cómo saludan los de la iglesia La Luz Del Mundo?

 

En las cartas apostólicas como Corintios (1ra y 2da), Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses (1ra y 2da) y Filemón, Pablo saludaba con “Gracia y paz a vosotros de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” y ya después en Timoteo (1ra y 2da) y en Tito añade al saludo “Misericordia”, al igual que San Juan (2da).

 

Mientras que Santiago solo deseaba “Salud”.

 

Pedro (Pedro 1ra y 2da) por su parte saludaba con “Gracias y paz os sean multiplicadas”.

Judas saludaba con “Misericordia, paz y amor”.

 

Mientras que Cristo deseo dejar en claro la importancia de su saludo, el dejar la Paz de Dios, no cómo el mundo la da. Era importante para él indicar que la Paz que el dejaba era auténtica, una paz con origen divino y con la cual la persona viviera ese momento de paz y tranquilidad, y que, como hemos visto sus discípulos así lo practicaron, deseando que la gracia de Dios y su paz estuvieran con los hermanos.

 

En la Iglesia La Luz del Mundo el saludo que da el predicador al encontrarse en frente de la feligresía en un culto, es “La paz de Dios y la gracia de nuestro señor Jesucristo more y gobierne en sus corazones”. Mientras que al encontrarse en la calle o en el templo, los hermanos se saludan diciendo: “La paz del Señor”, a la vez que se dan beso en las manos en señal de fraternidad.

Este saludo es diferente a los que realizan otras asociaciones religiosas ligadas a los Pentecostales o a los evangelistas o los Testigos de Jehová en los que solo se saludan diciendo “bendiciones”, o un “Dios te guarde”.

 

El practicar este saludo en la vida diaria tiene implicaciones profundas. ¿Qué pasaría si antes de hablar con otra persona, tuviéramos que recordar estas palabras como saludo?, es decir, si vas a decirle un improperio, un chisme, una queja, una crítica a otra persona… ya no te sentirías con esa libertad, pues al decir “La paz de Dios sea en tu corazón” debería implicar que la paz también está contigo y que el mensaje que le vas a dar no es para interrumpir esta paz de Dios, sino que la comunicación será para que la persona crezca. Sin duda nuestras comunicaciones serían más provechosas, serían más pensadas, más intencionadas para comunicaciones positivas para que tu interlocutor crezca.

 

¿Esta salutación ayuda al éxito de esta iglesia que crece en sus propósitos?, sin duda alguna es parte de esto, desde el saludo manifiestan su grandeza de espíritu e intenciones constructivas.

Así como esta diferencia, en las próximas columnas indicaremos las diferencias de la Iglesia La Luz del Mundo con otras Asociaciones religiosas como católicas, testigos de Jehová, Pentecostales o evangélicos.

 

Hago esto, pues es necesario en el medio Académico y de comunicación vaya diferenciando e identificando a este movimiento religioso por lo singular y diferente que es de las corrientes más populares y que tome un lugar distintivo, por llamarse y ser: La Luz del Mundo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Me gusta
Please reload

Anuncios

© 2017, NotiVox, Derechos Reservados

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle