Estados Unidos tuvo en la mira a rusos e iraníes


Washington, EU a 16 de abril de 2018.- El presidente Donald Trump se inclinaba al bombardeo de objetivos rusos e iraníes en Siria, antes de que el jefe del Pentágono, James Mattis, hablara con el líder estadounidense.

Trump discutió tres opciones militares para Siria la semana pasada con su renovado equipo de seguridad nacional, liderado por el halcón de la era Bush John Bolton, informó el Wall Street Journal el sábado, citando fuentes familiarizadas con la toma de decisiones de la Casa Blanca.

El Pentágono dio detalles del ataque a Siria y la opción menos expansiva incluía atacar "un conjunto estrecho de objetivos" vinculados a lo que el informe decía que eran "capacidades de armas químicas de Siria".

La segunda opción proponía un conjunto más amplio de objetivos sirios, incluyendo "instalaciones sospechosas de investigación de armas químicas y comando militar" o centros”.

Finalmente, la propuesta más agresiva podría haber incluido el bombardeo de las defensas aéreas rusas en Siria, con el fin de "paralizar las capacidades militares del régimen sin tocar la maquinaria política [del presidente Bashar] Assad".

La última opción, que habría sido tres veces más poderosa que la que finalmente llevaron a cabo los EE. UU., el Reino Unido y Francia, fue alentada particularmente por Trump, presionando a su equipo para que considere atacar objetivos rusos e iraníes en Siria.

El presidente de los EU estaba dispuesto a ir tan lejos para "obtener la reducción del equipo militar del régimen de Assad". El Secretario de Defensa Mattis, un general retirado de la Marina que ganó notoriedad durante el asedio de Faluya en Irak en 2004, adoptó una postura más razonable con respecto a los ataques.

Argumentó que golpear objetivos rusos o iraníes podría desencadenar una respuesta peligrosa de Moscú y Teherán, según dijeron fuentes al periódico.

Sin embargo, incluso el recientemente designado Consejero de Seguridad Nacional Bolton, que pidió que Irán sea bombardeado y que ha promovido una política muscular hacia Corea del Norte, no se opuso al razonamiento de Mattis.

Según WSJ, se dio cuenta de que "la opción más sólida podría arrastrar a los EU más profundamente al conflicto" y sintió que "eso fue demasiado para su primera semana en el trabajo".

Eventualmente, Trump aprobó un "plan híbrido" que vio más de 100 misiles cayendo sobre tres objetivos sirios temprano en la mañana del sábado.

Al anunciar las huelgas, Washington, así como Londres y París afirmaron que fueron en represalia por un presunto ataque químico en el suburbio de Douma, en Damasco, al que culparon del gobierno de Assad.

Damasco rechazó las acusaciones, mientras que Moscú sostuvo que el incidente químico fue orquestado por Occidente para provocar los bombardeos.

Tags:

3 vistas
Anuncios
Ponte en contacto

¡Gracias por tu mensaje!