© 2017, NotiVox, Derechos Reservados

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

La narcopolítica y la narcoeconomía en México

22-Nov-2018

 

Actualmente la economía de México se sostiene básicamente en tres pilares fundamentales, los cuales son: Las Exportaciones Petroleras; Las Remesas de Dólares enviados por nuestros paisanos migrados en el vecino país del norte y Las Utilidades provenientes del Crimen Organizado, principalmente del Narcotráfico, esta última según los cálculos más conservadores, anualmente generan ganancias en el territorio nacional aproximadamente de 45 mil millones de dólares, cifra muy superior en su conjunto a las remesas de dólares y a la de las exportaciones petroleras. A nivel mundial las utilidades del Crimen Organizado representan año con año, una cantidad cercana a los 400 mil millones de dólares.

 

Es de vital importancia para el Crimen Organizado, legalizar el producto financiero de sus delitos, para adquirir mayor poder económico y por consiguiente se les facilita –por el alto grado de corrupción- obtener poder político. Es comprensible más no justificable, como el brutal poder económico del Crimen Organizado, ha penetrado por los interdictos del poder político, para allegarse de las voluntades de algunas autoridades, por medio del ofrecimiento de sus “metales” –plata ó plomo-.

 

No es un secreto, que en las nominas de los principales cárteles de la droga del país, se encuentran políticos, funcionarios públicos, gobernantes, jueces,  magistrados y autoridades policíacas, de todos los niveles de gobierno y de todos los colores partidistas. Un ejemplo de lo anterior es lo sucedido el pasado martes 13 de noviembre del presenta año del 2018, cuando en los alegatos de apertura el abogado Jeffrey Lichtman defensor de Joaquín “El Chapo” Guzmán  aseguró ante el jurado, que el cártel de Sinaloa pagó cientos de millones de dólares en sobornos tanto al actual presidente de México Enrique Peña Nieto, como también a su antecesor Felipe Calderón, asimismo lo manifestado el día 20 de noviembre del presente año por Jesús “El Rey” Zambada García testigo de la fiscalía y narcotraficante mexicano integrante del cártel de Sinaloa,  Zambada García reveló durante el juicio que se sigue en contra del Chapo Guzmán, que pagó personalmente al ex-Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna un par de sobornos de entre seis millones y ocho millones de dólares en 2005 y 2006.  Durante el primer pago a García Luna, según el Rey Zambada, éste era director de la Agencia Federal de Investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), un cargo que ocupó de 2001 a 2006, en el segundo pago, de ocho millones de dólares y entregado en 2006, según el testigo, era secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón, y por ende controlaba a la Policía Federal. El testigo de la fiscalía afirmó también que pagó algunos millones de dólares a Gabriel Regino, quien era subsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México durante 2005.

 

Del mismo modo más del 50% de los 2,429 municipios que conforman nuestra nación, están capturados o feudalizados por las organizaciones del Crimen Organizado y aproximadamente un millón 200 mil personas se vinculan directa o indirectamente con sus actividades ilícitas.

 

Es innegable la complicidad de algunas autoridades gubernamentales con organizaciones delictivas, que han llegado al descaro y la desfachatez al promover a sus “candidatos” e influir perversamente en los procesos electorales, así como desplegar una serie de actividades violentas –múltiples ejecuciones, decapitados y de narcoterrorismo- tendientes a influir profundamente en el animo de los ciudadanos, creando en la opinión pública un sentimiento de fatalismo –creer que la guerra contra la criminalidad esta perdida de antemano-.

 

El impacto de las narco-finanzas en la economía mexicana es tan fundamental, que sí, se le eliminarían estas, causarían una crisis financiera de proporciones apocalípticas. Por tal razón no se combate con el rigor necesario el delito de Lavado de Dinero, ni se erradica esté “dinero sucio” de los sistemas económicos y financieros del país.

 

Es tan impresionante el poder económico del Crimen Organizado, que no existen obstáculos que los detengan en su afán de legalizar las escandalosas y obscenas fortunas que obtienen ilícitamente. Tienen a su “servicio” infinidad de Casas de Cambio, para la conversión de divisas, e Instituciones Bancarias, para la realización de transferencias electrónicas, depósitos en efectivo de cantidades moderadas en múltiples cuentas, cheques de caja, letras de cambio, cheques de viajero, etc., así como Casas de Bolsa, para la adquisición de acciones, toda vez de que Bolsa Mexicana de Valores (BMV), no cuenta con mecanismos confiables que permitan la detección de estas acciones ilícitas.

 

 Asimismo el crimen organizado cuenta con un ejército de miles de cómplices, que se les denominan “presta nombres”, para a través de ellos realizar; la construcción de desarrollos turísticos e inmobiliarios, proyectos empresariales e industriales. Los decomisos de droga y dinero en efectivo que se le hacen por parte de las autoridades federales al crimen organizado, es similar como quitarle un pelo a un gato, y en la realidad es puro teatro para aparentar una guerra imparcial contra el crimen organizado.

Ante tal panorama y por la sobrevivencia económica de México se simula, se engaña y se miente en está guerra contra el Crimen Organizado.

 

*Especialista en Política Criminal.

Comentarios, quejas y sugerencias, e-mail.

licjoaquinmurrieta@hotmail.com

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Me gusta
Please reload

Anuncios