Ni una traición más


Por: Dr. Luis Octavio Cotero Bernal.

Director del Observatorio Académico de Justicia y Seguridad Publica de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG.

​Será por ignorancia, que lo más seguro es por mala fe e intereses de grupos políticos o de partido, pero lo más grave, es que se debe por deshonestidad y cobardía y ¿por qué no?, por complicidad, a cada paso vemos como el poder Legislativo ya sea el Federal o el local, aprueban leyes sin ton ni son y solamente atendiendo la instrucción de quien los pastorea, la mayoría de ocasiones por indicaciones de los Ejecutivos, Federal o local, según sea el caso, pasando por alto lo establecido por el numeral 49 Constitucional, el cual establece, en lo que aquí interesa que: “…No podrán reunirse dos o más de estos Poderes en una sola persona o corporación…”, si bien es cierto no se deposita más de un poder en una sola persona, también lo es que los Ejecutivos, son los que instruyen a los Legislativos para que dicten a su conveniencia y beneplácito, ello sin importarles la sociedad, convirtiéndose en unos meros monigotes al servicio de los Ejecutivos.

​Ahora bien, lo más reciente para nosotros los jaliscienses, es la reforma judicial, que no es otra cosa que el control y sometimiento absoluto del Ejecutivo sobre el Judicial, donde los lideres, del Supremo Tribunal, sin el menor recato dejan de lado el interés supremo, que debería de ser el de la sociedad, ya que en una interpretación estulta a la división de poderes, que desde luego -como ya lo cite- constitucionalmente están vinculados para guardar y mantener el orden constitucional, con la debida delimitación de sus funciones y facultades, pero que en la práctica diaria vemos el sometimiento y la intromisión del Ejecutivo sobre el Legislativo y Judicial, lo cual contraviene nuestra norma Fundamental, ya que el Ejecutivo rebasa sus límites, en base a la imposición y estableciendo los fines en el actuar de los Legislativos y Judicial, imponiendo su criterio sin que nadie se le oponga, pareciéndose más nuestra forma de gobierno a una Monarquía que a una Democracia, ya que el Ejecutivo tiene sometidos a los otros dos poderes. Todos incumplen con el mandato constitucional que protestaron al asumir el cargo, lo cual lleva a la sociedad en general y muy en particular al gremio del que formo parte a una posición totalmente indecorosa, cobarde, pusilánime y traidora a la colectividad a la cual nos debemos en particular los formados por la educación pública.

​Con mucho dolor, mucha rabia y mucha tristeza se deja ver, en particular en nuestra sociedad, la traición que nos jugamos al ver el derramamiento constante de sangre, todos los días por todas partes, contra particulares y autoridades, que sobresalen por la brevedad de tiempo, los arteros asesinatos de dos excelentes funcionarios de la Fiscalía General del Estado, que intentaban desempeñar su labor con toda valentía y entereza, pero en la más absurda e inaceptable condición laboral, porque es indiscutible la falta de una institución debidamente habilitada, expresada en todos los sentidos, con lo suficiente, cueste lo que cueste, ya que es el instrumento constitucional que nos hemos dado los mexicanos para procurarnos la justicia tan ausente y la impunidad tan agravada y constante, de lo que pareciera que el Congreso del Estado no tiene el más mínimo interés en el acontecer cotidiano, no obstante de tener la representación del pueblo y la obligación de dotar de presupuesto suficiente y oportuno para la actividad de procuración de justicia; no sé qué decir del Titular del Ejecutivo, que no obstante de tener profesión de ingeniero, según la ostenta, con una actitud muy segura, resulta que habla de la problemática en salud, obra y seguridad públicas, justicia y cuanta materia es necesaria en su administración y aunque la tolerancia no es su virtud, ojala ya pare esta cascada de sangre humana que por todos los rincones del Estado, no digamos de la zona metropolitana, corre a raudales y de manera constante y pareciera que el resto de la sociedad no nos damos cuenta y mucho menos asombrarnos de lo dramático de nuestra situación de inseguridad y sobre todo de la ineficiencia del ginecólogo encargado de la coordinación de seguridad, que cree contar con una gran habilidad para justificarse ante la sociedad de la traición que nos juega, tanto a quien lo designo como a quienes aportamos el recurso vía impuestos para pagar el salario que percibe, aunque no lo devenga.

​A los varones nos ha quedado en nuestra nariz que las mujeres no están en nuestra contra, que están con nosotros y que le demandan a las autoridades del Estado como a las Federales, el cumplimiento de su deber y garantizarnos la vida, la justicia, la salud y todo el bienestar que la sociedad demanda, muchas gracias y muchas felicidades al ser más preciado del universo, que nos dio la vida y que la sigue dando, muchas gracias.

​DOCTOR LUIS OCTAVIO COTERO BERNAL.

​locb15@hotmail.com

Anuncios
Ponte en contacto

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2017, NotiVox, Derechos Reservados