Llegó a Cihuatlán el hijo pródigo que recorrió América en bicicleta


  • Temor a Covid-19 impidió festejo masivo al retornar luego de un año de travesía

Por Juan Carlos Díaz Morales

Cihuatlán, Jalisco, a 26 de marzo de 2020.- La lona de bienvenida quedó doblada, la banda calló, el repique de campanas para después, la birria tatemada masiva esperará mejor ocasión, la valla de niños no se formó, las porras y vivas silenciadas, las autoridades ausentes, en fin, casi sólo con su bicicleta “La Vino Tinto” entró hoy a su natal Cihuatlán el primer pedalista mexicano en la historia que viajó desde esta costa del occidente de México a Ushuaia, Argentina, mejor conocida como el fin del mundo.

Miguel Ángel Torres venció todas las vicisitudes a lo largo de un año al cruzar 17 países de América, doblegó todos los terrenos agrestes, climas infernales, nevadas, granizadas, ráfagas de viento, entre otros fenómenos naturales, sin embargo, el Coronavirus o Covid-19 pesó más en su llegada a Cihuatlán, al grado de sentirse “apestado”, comentó en exclusiva a Notivox. Una bienvenida discreta para el guerrero del pedal.

Hace un mes el plan era otro, un fiestón para todo el pueblo de Cihuatlán, había que recibir al hijo pródigo que recorrió 22 mil kilómetros para llegar a la provincia de Tierra de Fuego, Argentina, el último macizo de la Patagonia, pero se cruzó el Conavid 19 y desprogramó todo.

Al ingresar a su pueblo, a 320 kilómetros de Guadalajara, la capital de Jalisco, lo primero que hizo como buen guadalupano, fue dar gracias en la Parroquia de la Santa Cruz a la Virgen de Guadalupe, justo en quien se encomendó todo el viaje.

Eso sí, la emoción de ver a su madre de 75 años luego de 12 meses y días fue la misma que tenía en mente, abrazarla, besarla, levantarla y llorar con ella, eso no cambió, la euforia entre ambos fue la que todos esperaban, ahí no importó un posible contagio, pues el cicloviajero pasó antes por los aeropuertos de Ushuaia, Buenos Aires, Panamá, Ciudad de México y finalmente el domingo pasado por el de Guadalajara.

Las coronitas (cervezas de 210 ml.) bien frías no fallaron, “como muertas” decía eufórica su madre Cristina, había que hidratar al viajero que se dio el lujo de entrar rodando en la bicicleta que le acompañó siempre por América. La última etapa de 90 kilómetros desde el puerto de Manzanillo a esta tierra caliente de la costa de Jalisco, el estado más mexicano del país.

El miedo de un contagio para esta señora de 75 años quedó en el olvido, poco a poco los vecinos, amigos y familiares se acercaron para la foto, para escuchar de cerca la hazaña de este hombre de 50 años que dedicó 30 años de su vida a la venta de cervezas y que no perdió tiempo al llegar para abrazar también a sus hijos Miguel Ángel y Diana.

La finca de la calle Nazaret No. 2 del Barrio Nuevo será la más visitada los próximos días, a pesar de las recomendaciones sanitarias, pues todos al final del día ya se dieron cuenta por las redes sociales que “El Chino”, apodo como se le conoce en la localidad, ya ésta en su natal Cihuatlán de apenas 35 mil habitantes.

Docenas y docenas de cervezas se han vaciado conforme avanza la tarde, entre anécdota y anécdota del cicloviajero que partió el 7 de marzo del 2019 de la ciudad de México hasta el fin del mundo y que hoy regresa con los suyos para deleitarse con carne de Jabalí.

Anuncios
Ponte en contacto

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2017, NotiVox, Derechos Reservados