Se roban escultura de “Miño Mión” en Centro de Guadalajara

15-May-2020

 

Guadalajara, Jalisco a 15 de mayo de 2020.- El robo de una escultura del conjunto “Los Niños Traviesos” que se localiza en el Paseo Degollado, o Callejón del Diablo, fue denunciada hoy ante la ausencia de una parte de la obra del escultor jalisciense Miguel Miramontes y que forma parte del conjunto escultórico de la Plaza Tapatía, en el Centro Histórico.

 

La denuncia se hizo a través de las redes sociales con la difusión de imágenes en las que ya no está uno de los niños, a los que se les conoce mejor como “miones”, por la acción que representa el uso del agua en los cuatro, hasta el momento las autoridades no han dado a conocer el robo del patrimonio cultural de la ciudad.

 

Por las reacciones que provoca, este monumento, obra del escultor Jalisciense Miguel Miramontes –autor de muchas de las esculturas más representativas de la ciudad- , pues consta de cuatro esculturas de niños desnudos que arrojan agua desde diferentes partes del cuerpo.

 

La fuente tiene la forma de un rectángulo, en el que en cada una de sus esquinas cuenta con un “niño mión” tallado en bronce, cada uno en posición diferente.


Lo irónico de esta fuente, es que sólo uno de ellos está orinando (agua), el resto está arrojando el líquido por medio de objetos o de alguna parte del cuerpo, sin embargo los cuatro se ganaron el calificativo.

 

Además del niño orinando, uno se encuentra arrojando agua por la boca, otro de sus manos y uno más de una tortuga que trae en sus manos. Estos niños se encuentran jugando con el agua, de ahí proviene el nombre y lo que significa: “Esta fuente que representa la alegría de la infancia… forma parte de la plaza tapatía; las cuatro estatuas de los niños jugando con el agua están rodeadas con herrería negra tradicional y fueron colocadas en 1982, junto con la plaza”, se lee en una leyenda colocada por el ayuntamiento.

 

Pese a que su historia es un tanto sencilla, han surgido diversos mitos alrededor de estos traviesos: Hay quienes cuentan que en realidad se trata de una leyenda, pues al estar cerca del Hospicio Cabañas –que hace unos años sí albergaba a niños-, hubo cuatro niños que se escaparon del hospicio para ir a jugar al río San Juan de Dios -cuando aún era río- que se encuentra a unas cuadras del lugar. Otro mito asegura que originalmente los cuatro niños se encontraban “haciendo pipí”, pero debido a que insultaba la moral de algunos, se optó por modificar las esculturas.

 

Los miones ya habían sido víctima de la inseguridad: El mes de abril de 2012 un hombre desprendió la escultura del niño mión que expulsa agua de sus manos para venderla a una chatarrería por mil 500 pesos; sin embargo la policía tapatía pudo impedir que fundieran el bronce y desaparecieran la escultura. El niño meón que por el incidente se vio afectado en su integridad física, fue restaurado y colocado nuevamente en su lugar.

 

Los comentarios de los paseantes que circulan por el Paseo Degollado es que el robo debe tener el mismo objetivo ante el valor del bronce en el mercado de la chatarra que se encuentra a 65.70 pesos por kilo y en su conjunto podría representar hasta dos mil pesos.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Me gusta
Please reload

Anuncios
Ponte en contacto

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2017, NotiVox, Derechos Reservados