Omisiones, retrasos severos y sobrecostos disparados: L3


Por Gabriela Godinez García

  • Su obsesión para destruir todo lo que hicieron gobernantes anteriores e intereses pecuniarios dejaron una ciudad ahorcada por el tráfico y en manos del llamado “pulpo camionero”

  • Omisiones, retrasos severos y sobrecostos disparados de forma exorbitante han sido las características de una obra tan esperada, como desprestigiada.

Guadalajara, Jalisco a 21 de octubre de 2020.- Tuvieron que pasar más de cuatro décadas para que los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) pudieran contar con una línea más de Tren Ligero, ya proyectada desde 1975, y por fin, tras administraciones de tres colores: priistas, panistas y emecistas en el Estado, ya se pudo concretar la Línea 3, que transportará a miles de pasajeros diariamente; la cual dio inició el 1 de diciembre de 2012 y se pretendía concluir el 31 de octubre de 2018, según datos de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Por fin, el pasado 12 de septiembre se inauguró oficialmente la Línea 3 que transita por los municipios de Zapopan, Guadalajara, Tonalá y Tlaquepaque, con la presencia del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y el Gobernador del Estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, quienes estuvieron acompañados de autoridades federales, estatales y municipales.

Sin embargo, esta Línea 3 ya se ha visto obligada a suspender operaciones “por fallas técnicas” en diversas terminales y suspensión del servicio, teniendo que bajar el pasaje. Una obra que se convirtió en un proyecto muy ambicioso, no sólo por el costo, sino por las implicaciones que tendría consecuencia de la mala planeación, a pesar de ser un asunto que tiene varias décadas y que lamentablemente por cuestiones partidistas no se pudo llevar a cabo cuando se debió realizar.

De haberse realizado al concluir la línea 2, es probable que en este momento contáramos por lo menos con cinco líneas de este transporte, lo que beneficiaría no sólo en cuanto a traslados, sino que se evitaría la contaminación que causan los automovilistas, pues se ha dicho que al haber más opciones de transporte, muchas personas dejarían de utilizar sus automóviles para usar esta opción.

Este proyecto que inició en la administración Federal del ex Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y en el Estado era Gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, no se le veía fecha para culminar, esto debido al retraso por parte los constructores, así como errores que se detectaron y que tuvieron que corregirse.

Por lo que al actual Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, le ha tocado liderar con reclamos por parte de la ciudadanía, quienes exigían el uso de este medio de transporte, donde el principal problema fue la falta de recursos para su culminación y el elevado costo para su realización, siendo el Ejecutivo Federal, quien estaba obligado a dar una solución al mismo, debido a que el proyecto es de Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT).

La imponente obra del Tren Eléctrico Urbano de Guadalajara, que es el nombre con que se le bautizó, formó parte de un ambicioso y bien planeado proyecto para superar los problemas de movilidad que desde 1975 ya padecía la zona Metropolitana de Guadalajara a causa del déficit de transporte público masivo.

El proyecto de la “Ampliación del Sistema de Tren Eléctrico Urbano en la Zona Metropolitana de Guadalajara”, posee una longitud de 20.9 km (de la estación Periférico Zapopan a la estación Central Camionera), de los cuales 5.5 km corresponden al trayecto por el túnel, 14.9 km sobre los viaductos y una longitud de transición de 0.5 km. El total de estaciones que comprende el proyecto es de 18 estaciones (2 terminales y 16 intermedias), de las cuales 5 corresponden al tramo subterráneo y 13 al tramo elevado.

La estructura de los viaductos -tramo elevado- consiste en un tablero metálico integrado por un cajón central de 2.50 m de ancho y costillas laterales a cada 3.00 m, el ancho total estándar es de 10.70 m, con apoyos a base de columnas de concreto de sección variable cimentadas en un encepado y 4 pilas de 1.20 m de diámetro, la profundidad es variable en función de la estratigrafía del terreno. Por lo que se refiere al tramo subterráneo, el túnel se construyó a base de dovelas cuya dimensión corresponde a un galibo de 9.50 m, la excavación en este tramo se realizó por medio de un escudo y una tuneladora, además aproximadamente en el kilómetro 9+200 se construyó un pozo de entrada para introducir el equipo para la excavación.

Antecedentes

Cabe señalar que la idea de construir, no un tren ligero, sino un metro surgió en la década de los años 70´s, inclusive se trazaron 3 líneas, sin embargo no se vio la viabilidad debido a que no existía ninguna vialidad lo suficientemente amplia para que pudiera concretarse, y en ese momento las calles del Centro Histórico, eran muy angostas.

En 1978 se presentó el proyecto para introducción de un tren eléctrico como metro o Premetro para la ciudad de Guadalajara y fue hasta el 18 de Julio de 1980, cuando se presentó un estudio técnico sobre el funcionamiento del Premetro en Guadalajara ante el Secretario de Programación y Presupuesto y junto con Secretaria de Hacienda y Crédito Publico integró una comisión para el análisis del proyecto.

Para el año 1985 se presentó nuevamente el proyecto para introducción de un tren eléctrico para la ciudad, concretándose el proyecto en 1988 y el 14 de Febrero de 1986 el entonces Gobernador del Estado Enrique Álvarez del Castillo, pretendía ampliar un 70 por ciento el sistema de transporte eléctrico de trolebuses (programa que sustituye al proyecto del Tren Ligero), con el cual se descartó y desechó el proyecto de Tren Ligero por ser incosteable.

La propuesta para construir líneas del Tren Ligero en Guadalajara surgió en el periodo como Presidente Municipal de Guadalajara de Guillermo Cosío Vidaurri y como Gobernador Alberto Orozco Romero, proyecto muy ambicioso, debido a que no sólo se contemplaban tres líneas sino cuatro.

* La primera línea recorrería de Periférico norte hasta Periférico sur (desde la Avenida Federalismo hasta la Avenida Colon).

* La segunda recorrería de oriente a poniente (Javier Mina, Juárez, Vallarta y prolongación Vallarta). (Ésta sólo se concluyó hasta Avenida Juárez)

* La tercera recorrería de Federalismo - Mexicaltzingo de la Antigua Central de Autobuses hasta la Nueva Central de Autobuses.

* La cuarta recorrería desde la avenida Ávila Camacho hasta Zapopan.

Durante el Gobierno de Flavio Romero de Velasco mantuvo esa red y fueron ampliadas en muchos sentidos las líneas de autobuses, y en la administración de Enrique Álvarez del Castillo, fue que cuando se planeó y ejecutó la Línea Uno del Sistema del Tren Eléctrico Urbano, sin embargo no la pudo terminar y fue al gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, a quien correspondió concluirla y además de ello gestionó, proyectó e impulsó la construcción de la Línea dos, dejando la Línea tres debidamente planeada, con un proyecto aprobado que era por vía subterránea totalmente, en la misma ruta que se hizo la línea tres actual.

Pese a los avances del plan para concretar una nueva línea de Tren Ligero, debido a la transición que se presentó en el Estado, debido a coyunturas políticas y hartazgo de la ciudadanía con el partido que se encontraba en el poder Partido Revolucionario Institucional (PRI), motivo por el que en la elección ganó en 1995 el panista Alberto Cárdenas Jiménez, quien por motivos de no dar continuidad al partido de oposición, decidió no darle seguimiento al proyecto, ni siquiera se planteó una idea para mejorar el grave problema del transporte público que se vivía en ese momento; situación que se mantuvo durante el segundo periodo panista con Francisco Ramírez Acuña.

Fue el también panista Emilio González Márquez, quien proyectó la creación de la línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, con una propuesta diferente a la que finalmente se realizó y que estaba proyectada en administraciones anteriores, en la idea del mandatario estatal era que la línea fuera hasta el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, localidad que presidía el mandatario estatal Enrique Alfaro Ramírez.

Al regresar al Gobierno de Jalisco el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a la Presidencia de la República, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz y Enrique Peña Nieto, respectivamente, estos tomaron como propio el proyecto para impulsar una nueva línea del Tren Eléctrico, misma que se llevaría a cabo con un corredor que iría de Zapopan a Tlaquepaque, con vías subterráneas y elevadas.

Debido a la falta de recursos para concluir la obra y algunos inconvenientes técnicos tuvieron que pasar 6 años desde que inició su construcción para poder ver concluida esta línea, además de algunos problemas en fincas históricas que se vieron dañadas debido a la vibración por la tuneladora, entre las construcciones que se vieron afectadas fueron el Museo del Periodismo y las Artes Gráficas y el Templo de San Francisco.

La buena noticia que se dio durante la inauguración fue que el Presidente de la República se comprometió a apoyar la construcción de la línea 4 que irá hacía el municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

El dato. La inversión del proyecto fue de 31 mil 200 millones de pesos, casi el doble de los 18 mil millones de pesos que se habían presupuestado inicialmente.

Anuncios
Ponte en contacto

Nuestras redes sociales

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle

© 2017, NotiVox, Derechos Reservados