El Mayor Regalo


Y si Platicamos

Por Francisco Junco

El escenario, un pueblo del Viejo Oeste llamado Hateful Town (Pueblo Odioso), las botas vaqueras empolvadas, cada uno de sus pasos rezumba en la calle terregosa, el hombre vestido de riguroso negro y elegante e impecable camisa blanca; al otro lado de la calle, otro sujeto, mal rasurado, con camisa sucia, chaleco café, todo él empolvado, ambos ataviados con sombreros y con sendas pistolas a la cintura. Se acercan paso a paso, uno al otro. A un distancia determinada, están listos, ponen sus manos sobres su armas. Cada uno se preparan para sacarla y lo más rápido disparar contra su oponente… listos… en tanto el espectador, pendiente y con él, el deseo de que el que caiga sea el malo, no se sabe más. Quién de ellos debe caer, quién es el malo. Al fondo de la calle, cuando ambos ya tienen la mano en la pistola… con un megáfono se escucha un grito inesperado ¡Corte¡¡Corte¡

Esta es una de las escenas clásicas del cine hollywoodense, donde la lucha del “bien” contra el “mal”, siempre debe acabar con la aniquilación del mal, representado con seres humanos. El mensaje es claro, tiene que morir el malo, es decir, se enaltece la venganza para acabar con el mal y así, dicen ellos, tener un final feliz.

¡Este guion no funciona¡ Pongamos un alto a este planteamiento, es la propuesta de un filme llamado El Mayor Regalo, una peli española de Juan Manuel Cotelo, que nos hacer reflexionar. En ésta nos dibuja un set donde se está filmando esa escena clásica de duelo en el Viejo Oeste, y él que es el director, es quien grita ¡corte!, para comenzar con la reflexión sobre una parte de la realidad, de esa que en cualquier rincón del mundo se vive. Por un lado las noticias negativas de crímenes, asesinatos y violencia que inundan las primeras planas y son la apertura de noticieros de televisión y radio, y por otro, personas que viven una realidad diferente, donde el planteamiento de la reconciliación y del perdón es parte del eje de sus vidas, que son personas reales que ahí están, viviendo felices.

En la propuesta de Cotelo, nos dice, después de ese espectacular ¡Corte!, y de manera irónica, que ese tipo de guiones, donde la violencia y la venganza son parte fundamental de la trama, son los que más venden, donde el “bien” sobresale eliminando al “mal”, porque eso es lo que hace los finales felices en el mundo cinematográfico y lo que se promueve en el colectivo.

Uno de los actores de El Mayor Regalo, plantea, “si encuentras una persona que quiera el perdón como final feliz, cambiamos el guion”, es así que a caballo, Juan Manuel Cotelo, comienza un largo viaje donde encontrará a muchas personas, de carne y hueso, que nos comparten sus experiencias personales donde aprendieron a perdonar a quienes les hicieron daño. Y podemos ver en la pantalla grande a víctimas de actos terroristas abrazando y perdonando a sus atacantes, perdonando a quienes les han hecho, en algún momento, daño y en muchos casos estos irreparables. Son testimonios reales que el director de este filme nos muestra y que nos sugiere que el tema del perdón es posible y con esto poder proponer filmes con finales diferentes.

Amigo lector, este documental está actualmente en cines, la cadena de CINEMEX la tiene en su cartelera, vale la pena ir a las salas y ver este nuevo filme que nos plantea algo diferente. Que nuestro mensaje, como espectadores del buen cine, sea el de que sí es posible el planteamiento de otro tipo de finales. No digo que las otras pelis sean desechadas, no. Pero sí podemos entremezclar este tipo de películas planteadas por Juan Manuel Cotelo.

El planteamiento del ser humano real, del que no tiene finales felices, sino vidas felices, que plantea ver al ser humano como lo que es: un humano, simplemente, sin más.

Ver esta película nos da mucho que reflexionar, como podemos mejorar como personas, estamos a un par de semanas de la Navidad, donde tenemos la oportunidad de reconciliarnos, de perdonarnos, de que el Niño Jesús, renazca en nuestros corazones y lo que veremos en El Mayor Regalo, encontraremos un respuesta diferente al que nos plantea Hollywood.

@PacoJuncoN

Facebook Francisco Junco Nava

fjuncon@gmail.com

10 vistas
Anuncios
Ponte en contacto

¡Gracias por tu mensaje!